Mi trabajo: ser mamá

365 días al año, 7 veces a la semana y 24 horas al día. Cansada o no, feliz o triste, enferma o sana, soltera o casada no puedes ni quieres renunciar a ese trabajo. No hay pago de dinero, no hay vacaciones ni utilidades.

No hay descanso, trabajas de madrugada, mañana, tarde o noche. Muchas veces sentirás tus citas programadas frustradas. Tienes que ejercer muchas veces de médico, mediadora, cocinera, profesora, psicóloga, narradora de cuentos, inventora, maga, cantante, payasa y chofer.

Recibirás críticas a montones: que no haces nada, te dirán que no es un trabajo real. Minimizarán tu esfuerzo y dedicación.

Te dirán que no lo haces bien. Si tienes solo uno a tu cargo, es muy poco; si tienes 4 es demasiado. Si tienes otro trabajo, eres mala.

Si no lo tienes, eres mantenida. Criticarán la vestimenta, educación y alimentación. Te tratarán de llenar de mil consejos.

Muchas veces, estarás sola. y tendrás que ejercer el papel de dos en uno. O de repente eres de las que esperó mucho para ejercer este trabajo.Pero, sea cual sea la circunstancia, te dieron el puesto de tu vida.

Tu refugio para respirar, cuando sientas tu límite, será el baño y solo por un par de minutos. Cambiarás tus gustos musicales por música infantil. Te cambiarán el canal del televisor en la mejor parte de tu serie favorita.

Se te acabarán los megas del celular. Cambiarás las películas de terror en el cine por las de dibujos animados. Caerás rendida a tu cama, apenas bajen los decibeles de bulla en tu casa… pero con el corazón lleno de amor.

Cambiarás las charlas de horas con amigas, por play dates con mamigas. La peluquería por el parque. El pelo peinado por una cola de caballo.

Tu alacena cambiará de productos dietéticos a golosinas. Los vinos por refrescos de fruta. Tus reuniones sociales empezarán a las 3 de la tarde. Pero aprenderás a disfrutar, plenamente, ver disfrutar a otros.

Tus domingos y dormir hasta tarde, serán cambiados por despertadores humanos que quieren el desayuno. Tu cartera pasará a ser una mochila del personaje animado de moda. Tus tacos por zapatillas. Será muy raro verte caminar por el pasillo de ropa femenina por mas de 5 minutos… ahora el infantil será tu favorito.

Con este trabajo, la vida te cambia por completo y para siempre. Sacrificarás algunas o muchas cosas, pero la recompensa es la mejor que puedes recibir en el mundo.

Cuando estás por sentir que este trabajo no es para ti, cuando la impaciencia se esta apoderando por ti, la ira está ganándole a tu sonrisa, cuando sientes que una nube gris se está parando justo encima tuyo… aparece una mirada pícara y coqueta. una sonrisa amplia, inocente y la mas honesta.

Sientes una mano pequeña que coge la tuya. Un beso roza tu cara, unos brazos rodean tu cuello y una voz delgada, cálida y pura te dice “te quiero” y te sientes la mujer mejor pagada del planeta.

Luego después del día largo y agotador, los metes en su cama, les das un beso y solo con mirarlos entiendes: que tienes el mejor trabajo del mundo… eres mamá.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here