De vuelta al ruedo…

0
4185

Mami, estas triste? Mami, porque lloras?
Esas son las preguntas que mas he escuchado en estos últimos meses. Para las que recién se unen al blog o para las que no se enteraron, hace casi 6 meses perdí a mi papi. Y si, mami estuvo muy triste y lloro mucho estos últimos meses. Esa también fue la razón por las que las tuve abandonadas.

Y dentro del proceso que llevo de sanar mi corazón y de aprender a vivir con la ausencia de mi papá, se me ocurrió escribirles sobre esto. Muchas veces sea por una perdida como la mía, por problemas en el trabajo, con la pareja o por mil motivos más… nos ponemos tristes. Pero muchas veces, como me pasaba a mi al principio, tratamos de fingir delante de nuestros enanos para preservarlos de alguna manera de nuestro dolor. Pero si hay algo que aprendí en estos últimos meses, es que SI, mamá puede estar triste, puede darse el lujo de meterse a la cama y llorar lo que necesite llorar. Aunque pueda sonar egoísta de mi parte… podemos hacerlo, debemos hacerlo.

Que pasa cuando tratamos de meterle mas agua a un vaso que ya esta lleno? Se rebalsa, y mojamos todo. Hacemos un desastre mas grande!  Necesitamos desahogar, necesitamos sacar lo malo que tenemos, necesitamos estar bien nosotras para poder hacerles bien a ellos, que son nuestro motivo mas grande.Claro, sueno a la madre mas egoísta y desnaturalizada del mundo. Yo también creía que los niños tienen todo el derecho de vivir en su burbuja perfecta el mayor tiempo posible.

Yo era de las mamis que pensaba que a los niños se les debe preservar de todo lo malo que tiene el mundo. Y si, hay que tratar de hacerlo pero sin ocultárselo. Cuando nos enteramos de la enfermedad de mi papi, una de las cosas que mas me inquietaba era como podía reaccionar mi gordo mayor, que ademas de estar en una edad llena de curiosidad, se iba a dar cuenta. Fue mi esposo quien decidió decirle la verdad, y lo hizo.

Obviamente de la manera más adecuada para un niño de casi 4 años. La enfermedad avanzo y teníamos mas días en el hospital que en el parque, por eso además, existía la necesidad de explicarle y mantenerlo al tanto de lo que pasaba. Finalmente el día llegó, y había que darle una explicación del porque había llanto, del porque su abuelo ya no estaba en la casa y porque no podía hablar con el.
De la manera mas dulce y fácil de entender, le explicamos lo que había pasado.

Y mama? Si, me deprimí. Si llore muchísimo. Pero también encontré la manera de salir adelante. Y saben como, con la ayuda de mis mejores terapeutas… un niño de 4 años, uno de 2 y un hombre maravilloso.

Ellos sin saberlo me ayudaron a reponerme.

Una de esas tardes, cuando no aguantaba mas y lloraba, aparecía Facundo y me enseñaba un cuadro con una foto de mi papi… y dentro de su comprensión (que aunque lo duden, entienden mejor que nosotros) me decía que su “papa tin” estaba en el cielo, que era un sitio lindo y que me estaba viendo.

Si en algún momento dudé en contarle a mis niños que había pasado con mi papá. En esos momentos me daba cuenta que había tomado la mejor decisión. Porque al tratar de preservar a nuestros hijos de los dolores de la vida… los estamos estafando, por así decir. La vida es dura, y ellos tienen que empezar a darse cuenta de eso. Un niño de 2 años? Si! Obviamente hay que explicarles todo de acuerdo a su edad, pero créanme, se van a sorprender de sus deducciones, de su manera de entender las cosas. Y así empezarán a reponerse ustedes. Si empezamos a ver los problemas a través de los ojos de un niño, verán que todo pasa más rápido.

Mis hijos, junto a mi esposo y amigas, me ayudaron a salir adelante. Y a entender que la vida es así. Como me decía mi papi, es la naturaleza. Tenemos que saber que las personas que queremos y se van, solo abandonan su cuerpo, pero su alma sigue con nosotros. Y hay que honrarlos siendo felices y viviendo a pleno.

Total, la vida es prestada. Total de un momento a otro la vida puede dar un giro de 180°.Solo me queda aconsejarles, si me lo permiten, que vivan y disfruten cada momento,los buenos y malos. Sobretodo los malos, que son los que nos ayudan a crecer y a volvernos mejores ejemplos para nuestros enanos. Si descubrimos como canalizar nuestro dolor y tristeza, podemos sacar lo mejor de nosotros.

Les dejo un beso inmenso!

Sara.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here