Gracias Salvador!

0
2322

No te esperaba, no te soñé, tu llegada me sorprendió, me asustó. Sentía que aún no había aprendido a ser mamá con uno, y no me sentía capaz de serlo con dos. Pero hay algo que siempre sentí… amor. En el fondo sabía que ese amor que nació junto con las dos rayitas de la prueba y que se reconfirmo con el positivo de la prueba de sangre, sería el que calmaría mis miedos y me guiara para poder hacer bien las cosas.

Tuve riesgo de perderte, pero te aferraste a la vida como un guerrero. No estábamos en el mejor momento, las cosas del trabajo de papi no iban bien, pero tu crecías fuerte. Podían haber problemas pero mi panza crecía, y tus patadas me recordaban que los milagros existían. Tu existías, y eras la señal de Dios que todo mejoraría. Contigo adentro, cumplí sueños y retos personales… y ahí te sentía, dándome ánimos, dándome vida.

Llegó el gran día, y el miedo creció. Sólo quería verte, sentirte… sentir al que había sido mi compañero esas 38 semanas… pero sentía miedo de la operación, ya había tenido una cesárea previa, pero entré nerviosa. Mi intuición no mentía. Se complicó el parto por un tema de la anestesia… pero naciste… 7.35 am y escuché tu llanto! Que alegría más grande! Las complicaciones siguieron, pero tu estabas perfecto… y mi mayor motivación para salir bien de todo, era ver tu carita!

Finalmente y gracias a Dios, a las 6 de la tarde llegué a mi cuarto y te vi! Fue amor a primera vista! Eras hermoso. Estabas despierto, mirándome como si hubieras tenido las mismas ansias que yo para verme, conocer a la que te cantó 8 meses! Tal cual lo soñé, estábamos los cuatro juntos… bien, sanos y llenos de amor!

Si! Hace dos años, un día como hoy descubrí que tenía más amor, muchísimo más amor para dar. Llegaste para hacerme más feliz, más plena, para llenarme de mas vida, mas energía, mas sueños, mas esperanza. Eres una luz, un ángel, un milagro… mi milagro! Cada vez que te veo, creciendo, eres mi prueba que Dios existe y que me dio una nueva oportunidad de vivir a pleno, a fondo.

No habrá día que no agradezca por ti, por tus ojos, por tu sonrisa, por haber llegado en el tiempo justo, por tu vida. No habrá día que no pida por tiempo para verte crecer, por sabiduría para saber guiarte, por armas para hacerte feliz, porque algún día te sientas agradecido y orgulloso de mamá.

Tus enormes ojos, tu tierna sonrisa, tu inocencia, tu voz ronca, tus ocurrencias, tu olor. Como juegas con mi pelo, como me agarras las mejillas, como me miras, como te agarras fuerte de mi mano, como repites lo que te digo, como me llenas de ternura a diario… como llenas mi vida hijito!

Que agradecida estoy por cada segundo que vivo contigo, por cada minuto de aprendizaje, por cada día de crecimiento mutuo, por cada noche de paz y salud, por cada mes de amor y por estos dos años maravillosos a tu lado. Gracias Toto, por haberme escogido como mamá, por enseñarme a ser mejor, por haber hecho nacer a una nueva mujer contigo. Gracias por existir en mi vida, en nuestra familia. Gracias por estos dos años maravillosos mi cielo, mi amor chiquito. Gracias por el tiempo que nos queda por disfrutar!

Feliz cumpleaños mi cielo, felíz dos años

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here