Feliz Navidad!

0
4502

Estos días previos a Navidad, siempre me pongo pensativa, melancólica y me gusta mucho reflexionar sobre la vida. A veces la vida o Dios, creo yo, te pone muchas pruebas en el camino. Algunas pasan inadvertidas y otras te cambian la vida por completo y con ello, la manera que tienes de vivir y afrontar la misma.

Yo no soy la excepción a la regla, por supuesto. Y justo para estas fechas Dios me pone una de las fuertes. Pero también me da otras oportunidades, solo tengo que abrir los ojos y el corazón a sus señales y tratar de embarcarme con ellas. No voy a hablar de las pruebas que me pone o nos pone, pero si de las lecciones y los regalos que nos con la vida.

Personalmente, quiero agradecerle a ese Dios que hoy decide celebrar con nosotros un año mas del nacimiento de su hijo, por dos cosas que para mi en este momento son vitales. La primera es el TIEMPO. Alguna vez se pusieron a pensar en lo valioso que es el tiempo? Ese es el regalo mas hermoso que nos da Dios con la vida. A veces, nuestro tiempo puede ser largo o corto, pero depende de nosotros que éste valga la pena en su totalidad. A veces la vida nos tiene que dar una cachetada para darnos cuenta de lo valioso y fugaz que es ese tiempo que Dios nos regalo.

Aprendamos a disfrutar la vida por segundos. Miremos a nuestro alrededor y aprendamos (y me incluyo en la lista y soy consciente que tengo mucho por aprender!) a disfrutar lo mucho o poco que tenemos. Estoy segura que cuando aprendamos a hacerlo a plenitud, nos daremos cuenta que a veces nos quejamos de tener tan poco y estamos llenas de cosas. O incluso, que nos pasamos la mayoría de nuestro tiempo, ese corto y valioso, tratando de tener lo que creemos es mucho, y dejamos de disfrutar con lo que tenemos y no le damos importancia y sin embargo es lo mas grande de nuestra vida. Disfruta! Mira a tu lado y disfruta ese tiempo con tu hijo, hermano, esposo, novio, mamá, papá. La vida a veces empieza a ponerle freno a ese tiempo, y no hay que esperar a que eso pase para disfrutar!

Tratemos de no pensar en lo malo. De no pensar en lo poco que queda, sino en hacer que lo que quede, sea maravilloso! Hay que disfrutar tiempo con nosotros mismos, con Dios, con nuestra familia. Con lo que nos llene y nos haga sentir satisfechos.

Si queremos cantar, así soltemos gallos, hay que hacerlo. Pero hacerlo gritando, con el alma a plenitud pura. Si queremos escribir, hagámoslo! Abracemos más, hablemos más, compartamos mas, besemos mas! Hagamos siempre que la frase cliché “El tiempo es oro” valga la pena siempre y sea nuestro timón en la vida. El tiempo es corto, sí. Y puede acabarse cuando uno menos lo espera, así que hagamos que valga la pena.

La otra cosa vital para mi y por lo que le agradezco a Dios, es la PALABRA. Yo no comparto la famosa frase ” Las palabras se las lleva el viento”. No. Para mi no se las lleva el viento, para mi se quedan en el alma siempre.

Lo bueno o malo que digamos o escribamos, siempre se queda en la otra persona. Pero no solo lo que decimos es lo importante, sino también lo que no decimos. Esa es la “palabra” más importante. Y es importante porque es la que nos marca a nosotros mismos!

Lo que no decimos, puede dolernos, puede quemarnos para siempre. Puede hacernos mas daño de lo que nosotros mismos creemos. Y ahí es donde se coge de la mano con el tiempo, porque el tiempo no regresa, y lo que NO dijiste siempre irá acompañado de un SI HUBIERA. Y eso lastima, nos lastima. No hay que esperar al si hubiera, siempre hay que decir y hacer. Aún si eso pueda lastimar a quien más queremos. Casi siempre, piensen, en que será para ayudarlos, para protegerlos y para protegernos, que es lo más importante. Es mejor arrepentirse de lo que dijimos, porque aún hay como solucionarlo; pidiendo perdón.

Pero arrepentirnos de lo que no decimos y ya no podemos decir, no tiene vuelta atrás. Siempre digan TE AMO. Nunca guarden nada en su corazón. No hay que esperar a que tu tiempo o su tiempo acabe para decir lo que sentimos. Finalmente, para bien o mal, lo que se dice con el corazón, es honesto y sincero.

Yo ahora, hago mi promesa navideña, con ustedes de testigo. Voy a decirle a las personas que más quiero lo que no les dije.

Los “te quiero” y “te admiro” que callé y guardé. Lo que NO dije y estoy a tiempo de decir. Y lo haré escribiendo, que es mi mejor manera de comunicación. Y con ello, agradeceré a Dios por mi tiempo y por todo lo que me ha dado en este año! Bueno o malo, me ayudó a crecer!

Los invito a que hagan su promesa navideña, o por lo menos a que reflexionen. Ya en otro post, el próximo año, les contaré el resultado de las cartas que enviaré!

Un beso grande a todas y todos, que ahora son parte de mi vida. Espero que Dios entre a su hogar y los ilumine, pero sobretodo que entre a su corazón y permanezca ahí siempre!

Feliz Navidad!!!

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here