Esta vida es mía

0
4237

Muchas veces quise escribir sobre este tema, pero como siempre digo, todo a su momento y creo que estamos en un momento perfecto para hacerlo. Hoy que somos miles de mujeres de pie para luchar por la violencia que todas en algún momento hemos pasado, hoy es cuando siento que debo expresarme sobre está “clase” de violencia de la que muchas, sino todas hemos sido víctimas. Y lo triste es que es a manos de nosotras mismas. Por lo menos yo lo he sufrido así.

En más de una vez, sobretodo ahora que estoy esperando a mi tercer hijo, me he sentido criticada y sin la posibilidad de vivir como yo quiero. Si bien puede no considerarse una gran forma de sentirnos violentadas, basta con que no nos sintamos cómodas ni bien con esa clase de “comentarios” o “consejos”, para que sea una clase de violencia. Basta que en algún momento de nuestras vidas nos haya afectado algún comentario para levantarnos y decirnos yo fui víctima de esto!

Y es que a veces hemos (y digo hemos, porque aunque les juro que me cuido mucho de no caer en eso, con algún “consejo” he podido hacer sentir mal a alguien!) , con el afán de aconsejar o de creer que sabemos un poco más, hemos llegado a lastimar a alguien por no saber que es lo que realmente pasa en su vida.

Se que muchas se sentirán identificadas, y no hay que ser mamas para hacerlo. Yo, por ejemplo, estos últimos meses que me ven embarazada me preguntan: es el primero? No, es el tercero! Asu que horror. Ay parece que no tienes televisión! Y yo solo pienso y a ti que te importa??? Lo mismo pasa cuando le preguntan a una mujer de 30 años: Aún no tienes hijos? Ay! Apurate que se te pasa el tren! Y lo que tal vez no sepan es que esa mujer muere por ser mamá y no puede, y que sufre a diario porque ha probado muchas formas y no lo logra.

Es muy fácil criticar y hablar sin saber que es lo que realmente pasa dentro de cada una. Creer que porque una escogió una forma de vida, la que escogió la otra está mal. Muchas veces, mujeres de mi mismo entorno, han hecho comentarios, que si bien no me han herido en lo más profundo porque estoy feliz con mi vida, ya no he logrado diferenciar si son con buena intención o no; He escuchado mil veces el cómo puedo dedicarme a mis hijos y a mi casa? Cómo no soy una profesional? Cómo me casé tan joven?

Que yo sepa no hay una edad para ser mamas, no hay edad para casarse y no eres ni mas ni menos mujer por escoger vivir una vida dedicada a ejercer tu profesión y ser una capa en lo tuyo, o por optar ser una mujer dedicada a tu casa.

Creo que uno de los propósitos más grandes de los grupos creados para que cese la violencia contra la mujer, de la súper marcha que habrá este 13 de agosto y la mejor manera que sigamos siendo un país en crecimiento y mejores seres humanos, es respetar nuestra elección de vida.

Que nosotros no estemos de acuerdo con todo en esta vida no quiere decir que lo que no vaya con nuestras creencias está mal de plano. Con mucha tristeza veo que la falta de tolerancia es nuestro peor problema. Que lo mas valioso que tenemos como especie es nuestra capacidad de elegir.

Pues elijamos respetarnos como mujeres, saber que tenemos un mundo interior enorme cada una, y es nuestro. No por ser amigas, estamos en la obligación de contar todo o de tener vidas parecidas. No exijamos, porque así la sociedad lo rige, que una vez casadas tengamos que ser mamas porque es el paso que sigue.

No crucifiquemos a las que deciden no serlo. No hagamos preguntas que transgredan la vida de cada una.

No dejemos de pensar que una simple pregunta puede herir a alguien porque no sabemos que pasa en su vida y en su mundo.

Dejemos de pensar, que las mujeres que decidimos dedicarnos a nuestras casas y a nuestros hijos, somos machistas o somos anticuadas. O, como me han dicho mas de una vez, no somos o no podemos sentirnos realizadas. Es una vida que elegimos vivirla con amor.

Dejemos de creer que solo nosotras estamos en lo correcto.

Abramos opciones y mentes y dejemos de CRITICARNOS. Creo que es un gran paso para ser felices y para poder pararnos a luchar contra la violencia.

Paremos de señalarnos por las elecciones de nuestras vidas, creo que es más armonioso, cogernos de la mano y luchar contra los monstruos enormes que podemos tener al frente. Si!, esta manera de violentarnos no es de las más graves, pero es la intolerancia lo que comienza todo y creo que debemos cortar problemas de raíz.

Necesitamos más respeto y amor en el mundo, y como mujeres valientes y hermosas, demos el ejemplo!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here