Cuando empieza a volar

0
1310

“Ya tengo 6 años, ya soy grande, estoy creciendo”. “Ya me voy al colegio de grandes, ya falta poco para tener 17 e ir a la universidad”.

Estas frases las estoy escuchando muy seguido y me tienen, realmente, aterrada. El feliz va creciendo, y yo no dejo de pensar que lo estoy perdiendo.

Vives feliz sintiéndote grande, y yo solo puedo pensar en que tu, ese niño que crece, hace tan poquito fue quien me hizo sentir las primeras patadas en mi vientre primerizo. Tu creces y yo tengo grabado a fuego tu olor de bebé recién sacado del horno. Tú avanzas y yo, solo quiero detener el tiempo en esa mirada inocente.

Para mi eres un bebé, pero tu eres ese niño independiente que me repite una y otra vez que ya no escoja su ropa y que ya no necesitas que te cambie, que te ayude, que te dé de comer.

Ahora tu puedes prepararte solo el desayuno, tu solo puedes hacer muchas cosas, total, ya estas grande.

Tu estas feliz con que el tiempo pase rápido y yo siento que la angustia y nostalgia me matan poco a poco.

Tu tienes un acuerdo feliz con el tiempo y yo lo quisiera detener para siempre en esos momentos donde corres a abrazarme, donde te siento mio completo.

Entras a vivir una etapa nueva en tu vida, y yo orgullosa veo como alistas todo muy emocionado.

Te hablo y te aconsejo, tu me miras con esos ojos únicos y pícaros pidiéndome que acabe con mi sermón. No te quiero aburrir mi niño, solo quiero cuidarte y protegerte… ya lo entenderás más adelante.

El tiempo pasó y sé que en otro par de parpadeos, ya estarás mas grande aún, me llenarás de nuevas satisfacciones, lo sé, pero también de melancolía por lo que dejas atrás, lo que ya no regresa.

Hoy te vas a empezar una nueva etapa, hoy mi bebé ya no es bebé, es un niño fuerte. Hoy veo como crecen tus alas, como quieres empezar a comerte el mundo a punta de sueños.

Hoy siento como sales poco a poco de mis brazos… y aunque me llene de miedos nuevos, de emociones distintas, de tristeza de sentir que pierdo esa dependencia que me hacía sentir poderosa, se que es la vida y la naturaleza, como alguna vez me dijeron.

Solo puedo prometerte estar ahí de lejos, mirándote, alerta para protegerte, para cuidarte, para defenderte y para abrazarte.

Te amo con todo mi ser, ese ser que te entregué desde el segundo después de enterarme que crecías en mi panza, Llegaste a este mundo hecho con todo el amor, y nuestro único propósito y motivo más grande en la vida, es que seas feliz.

Vuela mi niño, empieza tu vida, construye tu mundo de a poquitos. Llénate de sueños, de metas, de recuerdos. Llena tu memoria de experiencias y momentos únicos. Vive, disfruta. Ríe y llora desde el fondo de tu corazón. Ponle amor a todo, cree en ti. Crece y desarrollate fuerte, valiente. Pero jamás, por favor jamás, olvides que siempre, puedes volver a los brazos de mamá.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here